Compartir el contenido

Hace unos días, la madrugada del 28 de enero de 2020, falleció Víctor Orera, físico y científico de materiales. Desde su jubilación como Profesor de Investigación del CSIC a los 65 años seguía investigando con entusiasmo. 

Porque Víctor era un apasionado de la ciencia y de la vida. Inteligente, imaginativo, curioso y trabajador incansable, desarrollaba el trabajo de investigador con honestidad y compromiso con las instituciones, la sociedad y la ciencia. Creía en las personas, era empático y buen conversador. Cuidaba de su familia y amigos. Disfrutaba sobremanera de la montaña y del contacto con la tierra y la naturaleza. No es de extrañar que su marcha haya dejado un profundo pesar.

Doctorado en Ciencias Físicas en 1976 por la Universidad de Zaragoza, realizó estudios predoctorales en Harwell (Reino Unido) y postdoctorales en el Oak Ridge National Laboratory (USA). Desarrolló el resto de su carrera desde la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza y el Instituto de Ciencia de Materiales de Aragón (ICMA), contribuyendo al desarrollo del sistema de ciencia y tecnología en España. Fue profesor adjunto de Óptica y profesor titular de Física del Estado Sólido, y vio nacer y contribuyó activamente a la consolidación del ICMA, instituto mixto del Consejo Superior de Investigaciones Científicas y la Universidad de Zaragoza. En 1990 fue nombrado Profesor de Investigación del CSIC.

Desde los inicios dedicados a la investigación de defectos en sólidos, contribuyó a crear conocimiento de referencia y a hacer escuela en el grupo de Espectroscopia de Sólidos del ICMA. Hasta su jubilación fue el líder del Grupo de Investigación de Procesado y Caracterización de Cerámicas Estructurales y Funcionales. A lo largo de su carrera abordó temas variados con arrojo, profundidad y rigor, obteniendo resultados relevantes y reconocimiento entre sus colegas. Estudió las propiedades físicas y ópticas de vidrios y materiales para láseres de alta temperatura; elaboró modelos electrónicos originales para defectos electrónicos en la cerámica tecnológica circona; investigó sobre la solidificación y las propiedades mecánicas de cerámicas eutécticas de óxidos solidificadas direccionalmente basadas en Al2O3 donde muchos de sus trabajos son ahora referencia en el campo; comenzó una línea de investigación sobre eutécticos para aplicaciones funcionales (fotónicas y electroquímicas); impulsó la implantación de investigación muy aplicada en pilas de combustible y electrolizadores de estado sólido en el instituto; entre otros. Más recientemente estaba entusiasmado con el estudio de materiales cerámicos arqueológicos. Y, de curiosidad inagotable, siempre se interesó por otros temas científicos aunque no fueran su especialidad.

Convencido de que la investigación es un servicio a la sociedad, a la que debe revertir beneficios, abogó por la trasferencia de resultados y la practicó. Patentó y colaboró con empresas en investigación y desarrollo de nuevos materiales cerámicos y vítreos. 

Su liderazgo, generosidad y compromiso con las instituciones le llevó también a ocupar cargos de responsabilidad en gestión y asesoramiento científico desde muy pronto. Fue Vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza (1984‐86), Director del ICMA (1991-94), Coordinador Científico del Área de Materiales del CSIC (1994-96), miembro designado del Comité Científico Asesor del CSIC (1996-2004), miembro del PESC (Physical and Engineering Steering Committee of the European Science Foundation, 1997-2000), Vicepresidente del CSIC (2005-2006), miembro del Comité Científico de ARAID (2008-2015), representante del CSIC en la European Energy Research Alliance (JP-H2, 2010-14), miembro del Comité Asesor para Innovación y Transferencia del Conocimiento del Ministerio de Ciencia e Innovación (2011-14) o Coordinador Institucional del CSIC en Aragón (2011-2015), y fue miembro de los comités directivos de asociaciones científicas. 

Era socio de la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio, a la que también prestó servicios como presidente de la Sección de Ciencia Básica y como Editor Asociado del Boletín de la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio. 

Cosechó reconocimientos, como Fellow de la European Ceramic Society (2017), Patrono de Honor de la Fundación para el Desarrollo de las Tecnologías del Hidrógeno en Aragón (2008), Académico de Número de la Real Academia de Ciencias Exactas, Físicas, Químicas y Naturales de Zaragoza (2007), Épsilon de Oro de la Sección de Electrocerámica de la SECV (2005), Fellow de la American Physical Society (1999). 

Y queremos que esta reseña de su actividad profesional sirva de recuerdo y reconocimiento a su labor por la Ciencia, por el Desarrollo y por las Personas que le rodearon. Gracias Víctor. 

Rosa I. Merino para la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio